jueves, 24 de diciembre de 2015

SUCEDIÓ EN MADRID

AQUÍ TENÉIS EL FINA DE MI RELATO:
                  FELIZ NAVIDAD 

Título: Cuentos y relatos
Autor: María González Pineda
Editorial: Autopublicado
Género: Antología: contiene 7 relatos.
Número de páginas: 78.

Precio: Versión kindle Euros 3,15 /Venta en Amazon.
Este es un relato para todos mis seguidores. El veintisiete podre el desenlace de este relato. Dicen todos los que lo ha leído, que es un diamante, que pena no haber sacado una novela más extensa, yo lo escribir y no pensé en nada. Este es Mi regalos. Os deseo Feliz navidad.




Se duchó, recogió todo y salió de la habitación. Se despidió del empleado de la recepción y al chico que le trajo su flamante coche negro le dio una propina. Se puso en marcha y salió de Madrid.
El viaje fue tranquilo, sin sobresaltos, hubo poco tráfico en la autopista.
Casi a las nueve de la mañana entró en su pequeño apartamento del pueblo, en el refugio de su inspiración. Se sentó en su sillón y se quedó pensando en lo que le había sucedido.
Sin darse cuenta, estuvo más de una hora sentado, pensando, sintiendo, asombrado de que tanto pudiera ocurrir en un solo día. Decidió llamar a su amigo por teléfono, que no tardó en llegar.
Era muy rubio, de ojos azules, guapo y alto, delgado. Apenas entró, le preguntó a Alejandro:
―¿Cómo te ha ido en el viaje? Cuéntame del congreso. ¿Conociste a alguna escritora guapa?
Alejandro suspiró antes de contestar:
―No acudí a ese congreso.
―¿Cómo que no, por qué?
Con generosos detalles, deteniéndose cada vez que la emoción lo interrumpía impidiéndole continuar, le contó lo que sucedió en Madrid.
El amigo se extrañaba cada vez más de aquella historia que parecía sacada de una novela rosa.
―¿Y qué piensas hacer, la vas a escribir?
―Creo que sí, que me pondré enseguida a hacerlo.
―Bueno, amigo, entonces te harás invisible por algún tiempo, supongo que por eso no podré verte.
Se despidieron con un abrazo, y acordaron encontrarse cuando él terminara de escribir su historia.
Cuando se quedó solo, pensó detenidamente en cómo encauzarla, cómo podría salirle más natural, más humana, cómo transmitir a quienes la leerían el sentimiento y la emoción que en él aún perduraban. Sin pensarlo más, decidió dejar que fluyeran las palabras y comenzó a escribir su encuentro con aquella desconocida mujer.
Los días se sucedieron. A punto de acabar de escribir, Alejandro seguía dudando si mandarla o no a la editorial. Llamó a su amigo rubio para que leyera la historia y así pudiese ayudarlo a decidir. La reunión se realizó en el apartamento del escritor. Cuando el joven amigo terminó de leer, le dijo:
―No quiero pronunciarme, lo dejo en manos de tu editor.
Extrañado, Alejandro le preguntó:
―¿Es que no te ha gustado cómo he redactado la historia?
―No, no es eso, es que no sé cómo encajar esta terrible historia, me deja perplejo, ¿sabes? Es buena, no lo dudes, sé que es buena, pero tiene algo que me deja sin palabras.
Alejandro se quedó un poco aturdido. Era la primera vez que su amigo no le ayudaba, que no quería opinar sobre un escrito suyo.
Días después, envió el libro a su editorial y esperó la respuesta.
Pensó en la amiga que siempre estaba dispuesta a escucharlo. Quedaron en una cafetería. Era una chica alegre, cariñosa, de pelo castaño largo y ojos vivaces, muy agradecida a él por la ayuda que le había ofrecido cuando estudiaba periodismo. Ahora, con la carrera terminada, se alegró mucho de verle y le abrazó diciéndole:
―Alejandro, ¿cómo estás, mi niño?, qué alegría verte. ¿Qué tal te fue en el viaje a Madrid?
Él alguna vez había pensado en ella como candidata a recibir su amor, pero ahora era tan solo una buena amiga.
―Oh, ha sido una larga historia, Lara, después te cuento. Pero dime, ¿cómo te va, señorita periodista?
Ella le contestó entusiasmada:
―Ya tengo trabajo en un periódico, estoy haciendo poquito, pero el director me ha dicho que muy pronto me mandará a hacer reportajes en el extranjero.
―Cuánto me alegro de que te vaya bien y que puedas ejercer el periodismo de investigación, querida amiga, pues esa ha sido siempre tu ilusión, ¿verdad?
La tarde transcurrió en animada charla. Casi de noche se despidieron, quedando en volver pronto a verse. Volvió a su apartamento. Se sentía cansado. Sin saber por qué pensó en llamar a su madre, aunque no quería verla pues no le gustaba su nuevo marido. Era una mujer a la que le gustaba mucho salir, divertirse, y había estado varias veces ausente de su vida. Fue su padre quien le transmitió el amor por las letras. Recordó cómo él, cuando era un niño, lo sentó una tarde en sus rodillas frente a su escritorio de madera negra de caoba y le enseñó a escribir el cuento de un niño valiente que le marcó su vida. Le brotaron unas lágrimas en recuerdo de su amado padre, que se marchó un frío día de invierno de un ataque al corazón.
Telefoneó a su madre. Su voz le respondió, despreocupada como siempre:
―Hijo, ¿cómo estás? Iba a llamarte mañana pues nos vamos de viaje a un crucero por el Mediterráneo.
―Me alegro, mamá, que te lo pases bien y disfrutes mucho, un beso.
―Gracias, hijo, pero ¿me llamabas por algo en especial?
―No, mamá, por nada, no te preocupes…
―Bueno, pues un beso, ya te contaré cuando vuelva.
Varios días, recibió por la mañana el llamado de su editor que lo citaba para hablar de su obra. A la mañana siguiente entraba en el gran edificio. Saludó a la secretaria, que lo hizo pasar al despacho de su jefe. Allí lo esperaba su editor, serio como siempre. Se puso de pie para saludarlo, volvió a sentarse, metió una mano en el cajón de la derecha de su escritorio y como una explosión tiró el relato sobre la mesa.
―¿Tú crees que esta historia vende, Alejandro? Se han escrito ríos de tinta sobre historia parecidas. Esto no es comercial, es una bazofia. ¡Yo mismo te mandé a un congreso de escritores para que conocieras a los amigos de tu padre, pero tú estabas ocupado recogiendo a una mendiga de las calles de Madrid y te la llevaste al hotel de mi amigo, y además lo quisiste denunciar si no la atendía! No me lo puedo creer.
El joven acusó la reprimenda:
―Sí, recogí a una mendiga, y volvería a hacerlo. Y a tu amigo del hotel no le debo nada, le pagué todas las facturas, ¿de qué puede tener queja?
El editor siguió con su voz grave:
―No te pareces a tu padre en nada, él todo lo que escribía lo vendía, tenía olfato literario, y comercial, además.
Alejandro, ya ofendido, replicó con fuerza:
―Entonces tú no publicas lo mío por mí sino por mi apellido. Quiere decir que no soy escritor, que no valgo nada, según tú. ¿Pues sabes qué te digo? Que si no quieres publicarme esta historia, me da igual, lo haré yo aunque sea con mi propio dinero. Y no voy a cansarme hasta que la vea en las librerías.
―Pues eso, ve y gasta el dinero que tu padre te dejó en editar esa bazofia de mendicidad callejera.
Ya harto de discutir, Alejandro cerró la discusión con estas palabras:
―Has lo que tú quieras, pero esta historia se dará a conocer de alguna manera, cueste lo que cueste. Y no tengo más que decir. Conozco el camino.
El editor se quedó pensando en voz baja, triturando cada palabra.
―El mismo genio de su padre, son como dos gotas de agua. Lo que quería publicar, lo publicaba, no sé cómo hacía para convencerme, siempre se salía con la suya. Si habremos discutido… Y ahora, su hijo, igual.
En la calle, Alejandro se subió el cuello de la chaqueta y se perdió calle abajo, entre la niebla.










sábado, 12 de diciembre de 2015

CUENTOS Y RELATOS


Título: Cuentos y relatos
Autor: María González Pineda
Editorial: Autopublicado
Género: Antología: contiene 7 relatos.
Número de páginas: 78.

Precio: Versión kindle Euros 3,15 /Venta en Amazon.
Este es un relato para todos mis seguidores. El veintisiete podre el desenlace de este relato. Dicen todos los que lo ha leído, que es un diamante, que pena no haber sacado una novela más extensa, yo lo escribir y no pensé en nada. Este es Mi regalos. Os deseo Feliz navidad.







                            SUCEDIÓ EN MADRID

Un coche negro circulaba con indecisión por las calles desiertas de Madrid.
Eran las once y media de la noche y casi no había tráfico. ¿Qué está pasando?, se preguntó el joven escritor, que se había perdido. Venía a un congreso de literatura y quería pasar unos días en la capital. No encontraba el hotel, y ahora se arrepentía de no haber comprado el coche con el GPS. Encendió la radio y se enteró de que se jugaba el clásico del fútbol español.
Vio a una mujer caminando muy despacio, con dificultad, apoyándose en las paredes. Se detuvo a su lado. Era una mendiga. Se bajó del coche y le preguntó por el hotel. Ella le contestó con una voz que apenas le salía de la boca: «Está dos calles más abajo, en un cruce con muchos semáforos, debe girar a la izquierda y en esa calle verá el hotel». De inmediato, la mujer se cayó. Él la cogió en sus brazos, pero ella le dijo que estaba bien, que se fuera, que la dejara allí pues era el sitio en el que merecía estar. «Nada de eso, la llevaré a que la vea un médico». Abrió la puerta del coche y la acomodó con cuidado en el asiento delantero. Durante el viaje por las calles desiertas mientras él conducía solo atento a los semáforos, ella le insistió en que la dejara, casi quejándose de lo que parecía ser un secuestro humanitario. Sin embargo, el joven escritor estaba decidido a hacer algo por ella, aún no sabía bien qué, algo se le iba a ocurrir, pero no podía abandonarla en ese estado.
Entró en el hotel con ella en brazos. Cuando el recepcionista los vio acercarse, los detuvo diciendo: «En este hotel no aceptamos a mendigos, señor». El joven lo miró, tomó aire y tras una pausa le dijo, con una autoridad que lo sorprendió a él mismo:
―Primero, buenas noches. Soy Alejandro Rodríguez, tengo hecha una reserva y quiero un médico y a alguien que cuide y asee a esta señora.
Impresionado por el contraste entre la mujer de aspecto descuidado y el porte digno del joven que la sostenía, el recepcionista le pidió que esperara un momento, pues debía consultar a su jefe. Minutos después, un hombre se les acercó y se presentó como el director del hotel:
―Usted comprenderá, señor Rodríguez, que no es la política de este hotel recoger a un mendigo, aunque venga acompañado de un cliente, y permítame, desde luego, darle la bienvenida a Madrid.
El joven escritor contestó:
―Le agradezco, pero esta señora viene conmigo y me haré cargo de todos los gastos, por eso no se preocupe. Necesita ayuda y se la voy a dar, y si usted no acepta estas razones, se va a enterar la prensa, y además pondré una denuncia por negarse a ofrecer asistencia a un necesitado.
Contrariado, el director aceptó de mala gana que el joven subiera con la mujer a su habitación. Poco después entraron dos mujeres que bañaron y asearon a la mendiga, peinaron su enmarañado cabello, la acostaron en la cama y le ofrecieron caldo caliente. Mientras le daba a beber de una cuchara, su intuición de escritor le decía que aquella mujer tenía una historia que contar.
―Yo no merezco estar aquí, solo merezco morir.
―No diga eso, señora.
―¿Me ves acaso tú como una señora, joven?
―Sí, señora, la veo como una señora y quiero que me diga cómo se llama.
―Mi nombre es María.
Tocaron a la puerta. El médico era un hombre de mediana edad, moreno de piel, con una bella sonrisa y una expresión amable. Trató a la mujer con sumo cuidado y le hizo un reconocimiento exhaustivo. Cuando terminó, le hizo un gesto al joven para hablar en el pasillo.
―Vea, siento decirle que usted ha recogido a un cadáver. No creo en los milagros pero no me explico cómo esta mujer sigue viva. Tiene los pulmones en muy malas condiciones. No sé cómo puede respirar, y ya es tarde para recetarle algo. Moverla de aquí sería muy riesgoso, podría morir en cualquier momento. Yo vendré de nuevo mañana por la mañana, y si se ha recuperado un poco podremos ingresarla en un hospital. Pero en verdad, su estado es muy grave.
Alejandro volvió a la habitación, miró a la mujer acostada en la cama. Su rostro reflejaba un secreto sufrimiento. Se sentó junto a ella y le dijo:
―El médico no me ha dado buenas noticias, María, y me siento triste por usted.
―No esté triste, es el destino que se ha de cumplido. Si yo hubiese actuado de otra manera hoy no lo habría conocido, no estaría en esta cama viendo sus bellos ojos y su buen corazón. Morir aquí es un regalo que me da la vida, pues todo ha sido un fracaso, una equivocación tras otra desde que tenía quince años.
―Cuénteme su vida, si usted puede.
―Ay, hijo mío, mi vida es un mar de desgracias.
―Cuénteme, por favor, ¿o le da miedo recordar?
―No, no me da miedo el pasado. Te contaré. Yo tenía quince años cuando por una amiga de mi madre fui a trabajar a una gran casa del viejo Madrid. Sus dueños eran unos señores muy distinguidos.
La mujer contaba su historia pausadamente. Llegó a un punto y se quedó callada. Él la animó a continuar.
―¿Tenían hijos esos señores?
―Nunca hubo chiquillos en aquella casa, la señora no podía.
―¿Y qué hacía usted, cuál era su trabajo?
―Lavaba y planchaba, hacía la limpieza, cocinaba… Pero una noche, una noche que no puedo olvidar, la señora me llamó. Ella y su marido me hablaron de ciencia. Yo, estúpida de mí, no entendí nada, pero no dije que no…
La mujer le apretó la mano. Él se dio cuenta del sufrimiento que el recuerdo le provocaba.
―¿De qué ciencia le hablaron los señores, María?
―No sé cómo, pero en mi vientre comenzó a crecer poco a poco la semilla de aquel gran señor. Tan soltera yo y madre en la vida sin haber hecho nunca el amor…
Alejandro no podía creer lo que estaba escuchando.
―Pero eso está prohibido.
―Prohibido dices… ¿Crees que el dinero se prohíbe, querido niño? Cuando hay dinero de por medio, todo se consigue en esta vida. Bueno, el caso es que en una clínica me examinaron. De vuelta a la casa, la cocinera habló conmigo: «María, ¿qué es lo que vas hacer, hija? Arruinarás tu vida, solo tienes diecisiete años». Matilde, le dije, me darán un dinero que enviaré a mis padres, con todos los que somos les vendrá muy bien. «Pero ¿y tu vida, vas a sacrificar tu vida por tu familia? No puedo creer que hagas eso, María. El niño se lo quedará la señora, lo verás y no podrás decirle “hijo, cuánto te quiero”, y tendrás que irte de esta casa.» No, Matilde, la señora me ha dicho que yo lo cuidaré.
―Entonces ―intervino el joven escritor―, ¿todo siguió adelante?
―Sí ―dijo la mujer con sufrimiento.
―¿Cómo sigue su historia, María?
―Semanas antes de dar a luz me llevaron a una finca de campo que tenían en Salamanca. Allí nació su hijo; digo, mi hijo.
―Y cuando regresó a Madrid, lo hizo con su bebé.
―Sí, regresamos de aquel viaje a las claritas del día, metimos el bebé en el cuarto de la señora donde ya estaba la cunita bien preparada con todos los primores.
―Habrá sido muy duro eso…
―Sí, lo fue, de verdad que lo fue. Le pusieron de nombre David, creo que por un hermano de la señora, o algo así. Los años pasaban, el niño crecía y yo escuchaba detrás de la puerta cómo ella le decía «dale un besito a mamá y luego te vas con María, hijito».
Las lágrimas corrían por el rostro de la mujer recordando ese momento. Alejandro se acercó con un pañuelo.
―Gracias, joven, no se preocupe, estoy bien.
―María, tiene que pensar en volver a trabajar para estar con su hijo, esto le está haciendo mucho daño, piénselo.
―A veces lo veo cada día, lo beso, lo abrazo, algo tengo con él.
―Siga contándome, María.
―Los años fueron pasando y David se hacía mayor y muy guapo. Era moreno, alto, de ojos negros. A veces me pedía que lo ayudara con los estudios, pero yo le contestaba que no sabía nada, que le pidiese eso a su madre. «Pero ella está siempre fuera con sus amigas», María, me contestaba.
―¿Esa señora quería a su hijo o solo era un capricho?
―Supongo que sí lo quería, ¿por qué no lo iba a querer? Pero ella tenía una vida social muy activa.
Se hizo un silencio. La mujer parecía descansar para reunir un poco de fuerza que le permitiera seguir con su relato.
―Él tenía diecisiete años, y yo le doblaba la edad. Un día que yo estaba recogiendo la ropa, él se acercó y quiso besarme en los labios. «María ―me dijo―, para mí no hay otra mujer que tú, te quiero, pero no se lo digas a mamá, por favor.» Imagínese mi confusión. No podía creer que mi propio hijo se hubiera enamorado de mí. Me alejé de él como pude en ese momento, entré en la casa y me vio Matilde. «¿Qué te pasa, María, estás mal?» Le conté. «¿Y qué vas a hacer?» No puedo meterle en mi cama, Matilde, mala madre yo sería. Y no sé, no sé qué debo hacer, le contesté. Pero lo que pasó después fue más terrible.
―¿Qué pasó?
―Dejó una nota en su cuarto y se marchó para siempre.
El llanto ahogaba su garganta, las palabras no le salían. Alejandro llevó sus manos a la cara para ocultarle a María cuánto le afectaba a él también su desdichada historia. Pero se repuso y le alcanzó un vaso de agua. María bebió apenas un sorbo.
―Lo terrible es que lo encontraron muerto días después en la calle. No fui al cementerio a acompañar a los señores. Cogí una maleta, metí en ella toda mi ropa y mis cosas, y me despedí de Matilde. Tenía que irme de esa casa para siempre. Ella intentó convencerme de que me quedara, pero yo necesitaba desaparecer, quería que nadie me encontrara. Le agradecí por quererme y cuidarme, por consolarme, por haber sido una buena amiga. Salí, me encaminé a los barrios bajos de Madrid, repartí mi ropa con los mendigos y me convertí en una de ellos. Quería morir como mi hijo, pero no podía quitarme la vida, no tenía fuerzas ni valor para hacerlo. Algunas veces a quienes quisieron robarme lo que no tenía, les suplicaba que me mataran, que me hicieran ese favor. Se asustaban y se iban dejándome sufriendo ese dolor que nunca acababa, que nunca acaba. Y así hasta hoy. Y eso es todo, querido niño.
El joven escritor percibió de pronto un extraño brillo en esos ojos que ahora lo miraban desde un tiempo distinto. Ella extendió una mano y le acarició la cara.
―David, mi vida, cuánto tiempo llevo esperándote, mi niño, qué guapo estás, gracias por venir, por fin estamos juntos.
Alejandro comprendió. Se acercó. El beso que le acarició la frente la dejó dormida en paz. Le cerró los ojos, le puso sus manos en el pecho y la miró con ternura.
Miró el reloj, eran casi las seis de la mañana. Golpes a la puerta lo despertaron. Era el médico.
―Buenos días.
―Buenos días, doctor.
El médico se acercó a la cama.
―Está muerta ―suspiró Alejandro—. Supongo que ahora descansa por fin de verdad.
―Es que era un milagro que viviera en sus condiciones; el milagro es que haya durado tanto.
―Doctor, pagaré su visita, ha sido usted muy amable por cuidarla y en venir de nuevo a verla.
―Es mi deber, no se preocupe.
El médico cumplimentó todos los trámites necesarios en la recepción. A media mañana se presentaron dos empleados de una funeraria para ocuparse del cuerpo.
Le explicaron a Alejandro que lo mejor sería incinerarlo, él estuvo de acuerdo, y también con oficiar una misa por ella, pero no aceptó hacerse cargo de las cenizas.
Dejó a los dos hombres hacer su trabajo y bajó a la recepción a saldar la cuenta del hotel y pagar también el entierro. En un momento se detuvo a pensar en la locura de haber recogido a una mendiga, aunque no se arrepintió de haberlo hecho. Todo se había ido al traste. Y no encontró ánimo suficiente para acudir a ninguna de las conferencias del congreso de literatura para el que había ido a Madrid. La historia de María persistía en una extraña sensación, un mal sabor y un cansancio perceptible más allá del que afectaba a su cuerpo. No quería quedarse en la ciudad, sino volver esa misma noche a su pueblo. Necesitaba dormir, descansar, quizás olvidar esa experiencia.
En esos momentos los dos empleados bajaban con la caja mortuoria. El hombre bajito le dijo que cogiera un taxi para ir al cementerio. Alejandro asintió. Salió del hotel, se dirigió a la parada de los taxis, pero se detuvo y miró en dirección de una cafetería. Quería tomar café y comer algo antes. Se sentó a una mesa junto a una gran ventana. Tras ella, como en una película, vio gente caminando, el tráfico… Estaba cansado. La noche había sido larga.
De nuevo en la calle, tomó un taxi que poco después lo dejó frente al cementerio. Caminó por un sendero bordeado de hileras de lápidas, bajo árboles frondosos, alejándose del ruido de la ciudad. Frente a la capilla lo esperaba un cura. Alto, delgado y muy amable, le extendió la mano.
―¿Eres tú el que se apiadó de esa desdichada mujer?
―Sí, yo soy.
―Son muy pocas las personas que asisten a los mendigos. Tú eres un hombre bueno a los ojos de Dios, no lo dudes. Poca humanidad queda en estos tiempos y además en un hombre joven como tú, querido amigo. Puedes sentirte orgulloso de ti mismo.
―En verdad no sé por qué lo hice. Si ayer alguien me hubiese dicho que recogería a una mendiga, no lo habría creído.
―Las cosas suceden por algún motivo. Aunque no lo creas, algo tienes que aprender de estas experiencias.
―Puede que tenga usted razón. No soy muy religioso y no he pensado mucho en la Iglesia en estos últimos años.
―El maestro aparece cuando el alumno está preparado. Todo a su tiempo, muchacho. Perdona, creo que ya podemos comenzar la homilía por esta mujer. ¿Vamos?
Entraron en la capilla. Todo estaba dispuesto. El cura habló de aquella desconocida, diciendo:
—No podemos decir cómo eras. No te conocimos. No tienes a nadie. A nadie que te alabe, a nadie que te llore, a nadie que te vele, sin familia, sin amigos, sin hermanos.
»Si piensas que cometiste pecado Dios ya te perdonó. Acaso pensaste que te has portado mal antes los ojos de Dios, pero no es así. Ya sufrirte bastante. Descansa ahora en el regazo de nuestro Señor Jesús, pues Él ya te ha dado su bendición.
Sus palabras resonaban como frases perdidas en los ecos de la desolada capilla. Cuando concluyó la homilía, se llevaron el féretro. El joven y el cura lo acompañaron hasta la puerta. El joven escritor puso una rosa roja en la tapa de la caja, y de esta manera sus caminos se separaron para siempre.
Se despidió del cura, cogió un taxi y se fue al hotel. En su habitación vio que la cama estaba recién hecha. No quedaba rastro de que allí hubiera muerto una mujer.
Se acostó y el sueño le llegó rápidamente. A las nueve de la noche sonó el teléfono. Era la hora en que debía salir del hotel.
Se duchó, recogió todo y salió de la 

lunes, 7 de diciembre de 2015

PARA LEER EN NAVIDAD



































http://www.amazon.es/Mi-secreto-es-mi-condena-ebook/dp/B00P31CCQQ/ref=sr_1_1?ie=UTF8&qid=1449506748&sr=8-1&keywords=mi+secreto+es+mi+condena

http://www.amazon.es/Con-coraz%C3%B3n-Mar%C3%ADa-Gonz%C3%A1lez-Pineda-ebook/dp/B00P2WG9RY/ref=pd_ecc_rvi_2?ie=UTF8&qid=1449506748&sr=8-1



http://editamas.es/epages/4da5279f-3850-4cd4-9d7e-ceb548a415c3.sf/es_ES/?ObjectPath=/Shops/4da5279f-3850-4cd4-9d7e-ceb548a415c3/Products/76

















domingo, 6 de diciembre de 2015

REFLEXIONES









Ya hace un año metí mis libros en Amazon, los primero días se descargaron mucho, el que más “Mi secreto es mi condena” Un libro contemporáneo, lugar España del 2011. Un drama romántico, una historia de amor y olvido 






No soy la que más vendo, ni mis libros están en los primeros puestos.
Para mi has sido vivir un sueño, no soy tan romántica ni erótica, pero mis libros esta llenos de sentimiento y corazón, En los encuentro literarios romántico, no suelo acudir a todos por mi edad, a mi 60 años  tengo muchas limitaciones, esto puede ser un inconveniente, Creo que los lectores no confía que pueda tener historia que puede llegarla a erizar la piel. Mis libros son emotivos como     “Con el corazón de Eva”

Te sacara  una lagrima, unas sonrisa, conocer la segunda oportunidad en el amor, la ternura de dos persona mayores.





Este verano cambie de registro “Dos días y tres noches”

Cambie de registro y escribir dos relatos erótico, al menos lo intentado, la verdad es que me ha gustado, De donde parte los personajes, su vacío, su soledadn su historia te llevara donde la imaginación te lleve...








                          LOS CUENTOS DE ELOÍNA LA BAILARINA
                             Literatura infantil editorial Editamas    





                                             CUENTOS Y RELATO 

                                           Antología de relatos corto 

                                         


   
                                                      EL ÁGUILA DE LOS SUEÑOS 
                                                                Literatura infantil 



viernes, 27 de noviembre de 2015

DOS DÍAS Y TRES NOCHES

DOS DÍAS Y TRES NOCHES

La miraba sosegado, admiraba la serenidad de ella, la cual se había metido dentro de su corazón sin darse cuenta. Sus ojos se detuvieron en el pecho femenino, en aquel vestido negro que tan guapa la hacía verse, ahora y la noche que fue la admiración de todos en el grupo del sexo loco. Cómo se había arrepentido de llevarla a aquel lugar, no tenía derecho a intercambiarla con nadie.
—Siento haberte llevado aquella noche, no tenía derecho a hacerlo —comentó muy serio.
—No estaba preparada para aquello; si me hubieses obligado, sin duda, habría salido de allí pitando. Hoy me encontré en la calle con la lesbiana y también iba con otra mujer.
—¿Sí? ¿Y qué pasó?
—Me echaron la bronca.
—No las escuches. Son zorras de mucho cuidado.
—Te echaban de menos, eso fue lo que me dijeron.
—Viciosas. Les gusta la carne y el pescado.
—Eso es lo que todos habéis preferido al establecer las normas del grupo. Huir de una monotonía, de un sexo aburrido.
Evelyn se sentía mareada con el vino, no estaba acostumbrada a beber, la hacía reír y hablar demasiado contenta, desinhibida.
Llegó la hora del postre: una porción de tarta de limón que estaba exquisita, y después de recoger la mesa, él se sentó en el sofá y ella se acomodó a su lado.
—Estás tan bella con ese vestido, que te lo haría con él —murmuró él con la mano sobre su rodilla, acariciando el encaje.
—¿Y no es mejor hacerlo estando desnuda, sin tela alguna que nos estorbe?

jueves, 26 de noviembre de 2015

EL ÁGUILA DE LOS SUEÑOS

—Ya sé qué título le voy a poner a mis cuentos.
Paula contesto intrigada:
—Dime, ¿cuál le vas a poner?
—Mirando el vuelo de esa águila tan bella, he decidido ponerle a mis cuentos el título: «El Águila De los Sueños. Y Otros Cuentos».
—Qué bonito, Toni, me gusta. Es un título muy bello, y haz tú como esa águila, persigue tus sueños y no los deje escapar, por nada.

Los jóvenes se quedaron mirando el cielo viendo como el águila se alejaba, en su mente seguían anidando los sueños de aquellos cuentos, una bella magia los envolvía y seguía discurriendo como discurría el agua del río, que fue la fuente de su inspiración. Toni no dejaría de soñar mientras estuviera junto a su río mágico, y Paula estuviera a su lado siendo su mejor amiga y soñara como él, con la magia y fantasía de los cuentos.

miércoles, 25 de noviembre de 2015

DOS DÍAS Y TRES NOCHES


El hombre salió a la terraza y la saludó:
—Buenas noches. Veo que has venido. Después del aperitivo comenzará la subasta por ti y yo voy a pujar todo lo que pueda. Quiero follarte —le susurró demasiado cerca para su gusto.
—Pues yo no quiero nada contigo.
—No tienes elección, preciosa.
Él intentó tocarle el sexo, pero Evelyn le cogió de la mano y se la apretó tan fuerte que sintió un dolor punzante.
—Soy una mujer libre y follo con quién me da la gana. Y tú no estás entre mis prioridades.
—Suéltame, zorra. Me vas a romper la muñeca, me estás haciendo daño.

Ella lo soltó y el hombre se alejó masajeándose. Leonardo, que observaba la escena, se sintió molesto. A su lado llegó una joven.
—¿Dónde has encontrado ese monumento de mujer? —interrogó ella—. Es bellísima. Mira que bien le sienta el vestido. Me relamo ante ella. Cómo me gustaría que la

lunes, 23 de noviembre de 2015

CON EL CORAZÓN DE EVA

Lo vio marcharse mientras, angustiado, se sentaba a esperar. Pensó en la chica que había regalado su corazón y en su madre. ¿Cómo sería la madre de una joven que había permitido la donación al mismo tiempo que vivía el dolor más espantoso, el provocado por la muerte de su hija? ¿Cuántas lágrimas estaría aún derramando por ella? Un estremecimiento corrió por su espalda y se dijo: «Debo estar contento por esta oportunidad para mi hijo». Pero extrañamente no lo estaba, y siguió haciéndose preguntas que no obtendrían respuestas. Suspiró una y otra vez queriendo espantar los pensamientos que como aves de presa revoloteaban en su mente.

Por una gran ventana vio llegar las primeras luces de la aurora en el horizonte. Los rayos de sol fueron barriendo la oscuridad hasta que desapareció por completo. El nuevo día ya estaba allí, y con él escuchó el creciente murmullo de la gente. Un turno finalizaba. Los profesionales se pasaban los historiales y las explicaciones de lo sucedido durante la noche. Por los pasillos iban y venían personas, cada una con sus problemas reflejados en el rostro, en espaldas cansadas. Una mano en el hombro lo sobresaltó. Era Esperanza que lo miraba con los ojos de querer saber todo sobre Alberto. Sintió alivio de ver a la mujer allí con él.

viernes, 20 de noviembre de 2015

CON EL CORAZÓN DE EVA

Soy consciente de que no es el momento apropiado, y tendrá que disculparme si no soy delicado al pedírselo, pero hay muchos pacientes que están en condiciones críticas y con posibilidades de recuperación si se les sometiera a un trasplante. Su hija no tiene ninguna posibilidad de vivir y sus órganos están en buen estado. ¿Sería usted capaz de donarlos? No quiero ni es mi deber presionarla, pero sí es mi deber velar por aquellos pacientes que dependen de la generosidad de personas como usted. Piense cuántas vidas salvaría.
Ana sintió un zumbido en sus oídos, un mareo que la envolvía y que parecía transformar aquella situación en algo irreal, ajeno a ella. Las palabras del médico habían quedado como suspendidas en el aire, flotando cerca de sus oídos en una dolorosa decisión que en aquel momento no se veía capaz de tomar.

No sé qué hacer, estoy muy confusa.

Lo entiendo, yo sufrí lo mismo hace cinco años. La voy a dejar sola para que lo piense. Su hija está por aquí, sígame, por favor.
Llegaron a un pasillo, el médico abrió la puerta de una habitación y allí vio a su hija, acostada, rodeada de sondas y máquinas que emitían rítmicos sonidos. Su cabeza estaba vendada, pero por la expresión de su rostro parecía no sufrir, como si nada le hubiera sucedido.

martes, 17 de noviembre de 2015

MI SECRETO ES MI CONDENA



Una de esas reuniones la realizaba el alcalde en el Ayuntamiento. Entre los invitados se contaba con la presencia, entre otros, del jefe de policía y del director de la cárcel, la cual se encontraba a treinta kilómetros de la capital. A esa fiesta fue invitada una abogada llamada Julia Martín. Una mujer de unos treinta y siete años, y casada. Su marido era contable en una pequeña banca. Tenía una hija de él y un hijo de una relación anterior. Julia era una mujer alta y elegante, su piel era blanca y en su rostro se dibujaban unas finas arrugas. Y en su mirada se reflejaba una gran tristeza que ella intentaba disimular con una bella sonrisa. Ante el espejo, poniéndose un collar de delicadas perlas blancas, su marido le dijo, agrio como siempre:
—No sé por qué te habrán invitado a esta horrible fiesta de políticos. ¿Qué se te ha perdido a ti allí?
—Ignoro el motivo, pero creo que es de buena educación corresponder aceptándola. Como también lo sería, por tu parte, no mostrar tan a menudo ese mal genio, que es a lo que me tienes acostumbrada.
—Te has vestido como una diva con ese traje negro marcándote las curvas —expresó él malintencionada­mente—. ¿A quién quieres engañar? O mejor dicho, ¿a quién quieres gustar, para después tirártelo?
Julia no quiso caer en sus provocaciones. No era la primera vez que su marido la insultaba y, aquella noche, prefería no discutir. Tenía mucha curiosidad, por tan extraña invitación.


lunes, 16 de noviembre de 2015

MI SECRETO ES MI CONDENA

El testigo dijo cómo era el color de mi coche y el modelo. Todo me inculpaba y me encarcelaron. El resto… ya lo sabes.
—¡No imaginas cómo te desprecio!
—No puedo decirte nada, muchacho. Estás en tu derecho de odiarme y detestarme. Lo único que siento es mucho dolor y no espero ser respetado por ti, solo me­rezco eso, tu desprecio. No sabes la pena que me da no haber sabido de ti antes. Todo esto no hubiese pasado, lo siento.
—Pero cómo lo ibas a saber, si mi madre nunca tuvo noticias tuyas.
Íker vio cómo los ojos de Óscar se llenaban de lágrimas y cómo su rostro reflejaba una expresión de tris­teza, que cada vez se hacía más patente. Eso lo enfureció aún más. Era un joven muy impulsivo y fue incapaz de contener su grito de rabia:
—¡¡Aaaahhhh!!

Cogió el vaso de agua que había en la mesa, lo es­tampó contra la pared y el líquido quedó derramado por toda ella. El guardia entró a toda prisa.

sábado, 14 de noviembre de 2015

lunes, 9 de noviembre de 2015

DOS DÍAS Y TRES NOCHES

Un libro con dos relatos, que te llevaran tan lejos como te deje la imaginación. "Dos días y tres noches"
Es mi primera aventura en este genero romántico erótico

                    Sinopsis
Evelyn es una guapa mujer de unos 26 años.
Pasaba su vida aburrida y una noche se encontró con un hombre que la hizo conocer un mundo de sexo y lujuria al que no estaba acostumbrada, pero que la hace darse cuenta de que tiene un fiera dormida, escondida, hambrienta de sexo. Ya no le importaba su vida, solo quería ser la amate de un hombre mayor que ella. Vive loca por él y solo le importa pasar con él dos días y tres noches.

Los sueños íntimos de Eloísa
Sinopsis
Eloísa Román era una mujer bella y joven, centrada en su trabajo. Vivía de la moda, el sexo no le interesa.
Durante sus vacaciones, viaja a la playa donde descubre a un joven guapo y moreno. Él ni siquiera se ha fijado en ella, pero la joven cada noche se abandona en sueños con él, cae rendida en los brazos eróticos de Morfeo, a su lado.

lunes, 2 de noviembre de 2015

JAR

Aquí os dejo una entrevista.

 http://lecturadictivas.blogspot.com.es/2015/11/jar-2015-informacion-y-entrevistas-de.html

lunes, 26 de octubre de 2015

DOS DÍAS Y TRES NOCHES

Evelyn  Era una mujer elegante, delicada y poseía una serenidad que contagiaba, a pesar de ser guardia de seguridad y pasarse las horas haciendo deporte.
Una noche que hacía su ronda, eran cerca de las dos de la madrugada y ya había revisado las afueras de la empresa, así que decidió entrar en el edificio; echaría un vistazo dentro por si algún empleado se
había dejado alguna luz encendida o puertas que se habían quedado abiertas. Se fijó en que había claridad en un despacho.
—¡Mierda, es el del mandamás! —dijo para sí mientras se acercaba a la puerta—. ¿Cómo puede haberse quedado hasta estas horas trabajando?
Ella no conocía al jefe aunque suponía que sería un hombre mayor, de ahí que no pudiese evitar su sorpresa al verle: tendría unos 40 años, bien cuidado, de cuerpo fuerte, pelo negro, y guapo, muy guapo e interesante. Estaba sentado delante de su ordenador, abstraído en algo, y ella, con los nudillos, llamó y le saludó:
—Buenas noches, señor. —El hombre levantó la cabeza y miró a la joven de arriba abajo, desnudándola con los ojos.